Phiona Mutesi: “Crean en sí mismas. El mundo espera por las mujeres”


La ajedrecista de Uganda, Phiona Mutesi participó del Cine Foro en la Facultad de Psicología para transmitir su vínculo con el ajedrez, así como su experiencia de vida, lucha y superación.
A través del ajedrez logró trascender a nivel mundial y dejar atrás la marginación y la pobreza extrema.
Su caso inspiró a Disney a la realización de una película sobre su vida, denominada “La Reina de Katwe” que fuera estrenada en el año 2016.
"Lo que hacemos es luchar, luchar y enfrentar", enfatizó Phiona sobre su caso personal.

Mutesi, vino a Uruguay acompañada de su entrenador, Robert Katende que pertenece a una organización que enseña ajedrez y alimenta gratuitamente a 1600 niños y niñas de Uganda. Este programa se está expandiendo a otros países vecinos, como Camerún, Kenia y Botswana, y recientemente a El Salvador. En Uganda ni la educación ni la salud es gratis. El caso de Phiona es un modelo para los jóvenes, y el ajedrez se convierte en una herramienta educativa y social.
​Phiona, sumamente emocionada, agradeció, el apoyo recibido. Dijo venir de un lugar muy humilde y que gracias al ajedrez logro superarse. Fue consultada por la situación de las mujeres en Uganda, luego que ella lograra trascender. Respondió que en los últimos años “la realidad está cambiando”, especialmente en la participación de más mujeres en el ajedrez. Agregó que las chicas últimamente participan en fútbol y tienen puestos de relevancia en el gobierno.
“Lo importante es que la mujeres continúen creyendo en sí mismas. ¡Salgan y hagan lo mejor! El mundo está esperando por las mujeres”, exclamó la joven ajedrecista.
Mutesi y Katende pusieron el ejemplo del ajedrez para enfrentar la vida, “donde la pieza pequeña es capaz de convertirse en la grande” y que para vencer es necesario un plan y una estrategia. “Usen sus mentes”, les indicaba reiteradamente Katende a los niños y niñas de Uganda.
Phiona fue consultada sobre la incidencia que tuvo su entrenador en su vida. “No hubiera sido lo mismo no haberlo tenido”, sentenció. Admitió que le cambió la vida. Fue como su padre, no solo para ella sino a todos los chicos y chicas, que se acercaron y recibieron su enseñanza. "En ese programa no solo aprendías ajedrez sino también que podías comer en forma gratuita”, aclaró. La ajedrecista ugandesa destacó que en su país hay otros instructores pero que tienen una finalidad económica.

"Satisfacción de ayudar a que otros les vaya mejor"
Katende fue consultado por el público sobre quien lo había formado como profesor de ajedrez. Se hizo esta distinción por entender que muchos pueden saber jugar pero no enseñar. A lo que el maestro ajedrecista respondió que aprendió a enseñar la práctica del ajedrez “del modo más duro”. Dijo que creció siendo un hacedor de caminos. Enfatizó que tuvo que hacer su propio camino en la vida. Describió las difíciles vivencias familiares. Su madre lo tuvo a los 14 años de edad y nunca se lo presentó a su padre porque éste tenía otra familia. Finalmente lo crió su abuela, porque su madre murió siendo muy joven. “Las circunstancias de la vida han sido mis docentes", expresó. Robert indicó que los logros dependían de él mismo. Sobre el aporte personal que hizo para la vida de Phiona y otros muchos chicos y chicas de Uganda, Katende resaltó que “no hay nada más satisfactorio ver que otra persona pueda celebrar el tener una vida mejor.”

“El ajedrez transforma la vida”
El Cine Foro en la Facultad de Psicología, organizado por la Universidad de la República, a través de Bienestar Universitario y la Federación Uruguaya del Uruguay (FUA).
Juan Carlos Carranza, quien integra el área de Comunicación del Rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba, vino a Montevideo para acompañar la llegada de los ajedrecistas en el último tramo de la gira por la región. Explicó que este fue el segundo año en que organizan jornadas internacionales de ajedrez social y educativo. Dijo estar convencido que el ajedrez transforma vida, y que recientes actividades fueron pensadas en los festejos del centenario de la reforma universitaria de Córdoba de 1918, que transformó las universidades del continente e hizo que la educación superior fuera pública y gratuita, “joya que debemos de defender”. Phiona y Robert, también a su manera están transformando la vida de miles de niños y niñas en Uganda.
El encargado del Área de Cultura de Bienestar Universitario, Antonio Díaz señaló que esta actividad transmite “valores” e incluye a varios ejes “que se entrecruzan, lo que lo convierte en maravilloso.” Previo al testimonio de los protagonistas, se proyectó un extracto de la película Queen of Katwe. El presidente de la Federación Uruguaya de Ajedrez, Bernardo Rosselli, organizó una entrevista con Phiona Mutesi y Robert Katende, que incluyó preguntas abiertas al público. De la mesa del Cine Foro participaron Anibal Pintos, representante de las comunidades afro de nuestro país, Natalia Maidana, licenciada en Educación Física y magister en Políticas Públicas y Género, y Alvaro Rodríguez, militantes del movimiento afro. Por problemas de salud no pudo participar de la Mesa, la Directora del Departamento de Programas y Proyectos Sociales de Bienestar Universitario, Lic. Gabriela Pacci.

“Lo que hacemos es luchar y enfrentar”
Natalia Maidana expresó en este Foro que a través de la película se puede apreciar un montón de desigualdades como ocurre en muchos países, y que nos acercan a realidades pocas conocidas por nosotros. No obstante precisó que hay otras similitudes que pueden repetirse en Uruguay, vinculado a la pobreza. Sobre Phiona, dijo que en la película aparece una niña muy inteligente, con autoestima, que vence a un varón y que con esfuerzo, logra un lugar de privilegio en el mundo del ajedrez. “Lo que nosotros hacemos es luchar y enfrentar”, le respondió Phiona a Maidana en una conversación previa. Anibal Pintos, precisó que la realidad que se vive en Uganda también se repite en Uruguay, Expresó que la ajedrecista ugandesa le ganó a la vida y que su profesor le enseñó cómo defenderse y lograr lo que se proponga. “Esto no es común que ocurra en estos tiempos”, acotó. En tanto Álvaro Rodríguez, aclaró que viene desde la militancia social la película es muy inspiradora. Dijo que mujeres como Fiona, pueden encontrarse a 30 minutos del centro de Montevideo. Con su ejemplo de vida, Phiona demostró que el más débil puede sobre el más fuerte. “También quiero quedarme con todas las Phiona que no llegaron”, concluyó.

Fotos: Pablo Ganduglia
SCBU/Bienestar Universitario