"Yendo a las clases de Fitness me siento menos cansada y con más ganas de estudiar"

 

Lucía Comesaña, Sofía Camacho y Andrea González, estudiantes universitarias, participan de las clases de Fitness de Bienestar Universitario con el propósito de mejorar su salud. El jueves 31, las tres jóvenes concurrieron al programa Somos Bienestar de UNI Radio para transmitir a la audiencia sus experiencias en esta actividad deportiva que está dirigida a toda la comunidad universitaria. Las estudiantes concurrieron a la radio de la Udelar acompañadas de la instructora Sharon Kitchen. Audio aquí.

"Estaba buscando la manera de hacer deporte y encontré en la página de Bienestar la información de las clases. Es una oportunidad y lo celebro porque los deportes a los que se podían acceder o eran federados o voleibol. Cuando ví el anuncio me tiré de cabeza", destacó Lucía.  Por su parte Sofía, expresó que necesitaba realizar una actividad física porque pasaba muchas horas sentada en la Facultad, "Necesitaba algo diferente, corporal y físico. Me dí cuenta que hice bien porque yendo a las clases ahora me siento menos cansada y con más ganas de estudiar. Me doy cuenta que hasta tengo más concentración en el estudio y menos dolor de espalda", manifestó. Acotó que conoce compañeras en la Universidad que sostienen que no concurren a las clases porque entienden que pierden tiempo para estudiar. "Pero nosotros no somos solo cerebro sino también cuerpo y uno necesita, aunque sea mínimo un poco de ejercicio", expresó la joven universitaria. 

Andrea confesó que invitó a varias de sus compañeras de la residencia estudiantil a participar de las clases. "Recomiendo que quien quiera sumarse, lo haga porque está bueno", acotó. Lucía informó que la única actividad física que realizaba antes de hacer Fitness, era andar en bicicleta. "Pero no es lo mismo, porque esto es algo profesional y la profesora se dedica a cada estudiante, teniendo en cuenta la necesidad de cada persona", indicó.

Las clases de Fitness, tienen lugar los días martes y jueves en los siguientes horarios: 19, 20 y 21 horas.

Semanalmente participan más de un centenar de personas, la gran mayoría son mujeres universitarias. Esta actividad comenzó en el mes de mayo, y en agosto, no solo mantuvo la cantidad de gente sino que se produjo una renovación y se espera que en setiembre, con los primeros calores, aumente la participación. "Cada vez somos más, increíblemente", sostuvo la instructora.

 

El 22 de agosto, la instructora Sharon Kitchen organizó una clase especial, ambientada en la década de los años setenta y ochenta, con motivo de la noche de la nostalgia. Habían luces, esferas, vestimentas recreando la moda en esos años. Las participantes concurrieron con ropa y disfraces alusivos a la temática para tener clases divertidas pero manteniendo la rutina del baile.